Utuadeño participa en estudio de la Vacuna del Covid

Por Elmy E. Martínez-Reboyras

La noticia de que la vacuna de la empresa Moderna es efectiva hasta casi el 95% de los participantes en su estudio de 30 mil personas a través de todo Estados Unidos nos brinda muchísimas esperanzas para ganar la batalla final contra el coronavirus que causa el COVID-19.

Elmy E. Martínez-Reboyras

Desde el verano, he estado participando en ese estudio que en mi área de la capital norteramericana se lleva a cabo bajo los auspicios de La Universidad de George Washington.  Desde 1984 cuando me trasladé de la isla a Washington, DC, todos mis médicos son profesores de la Escuela de Medicina de dicha prestigiosa universidad.  Me motivó a participar el hecho de que para el estudio solicitaban personas mayores y minorías, y como latino y en mis 70, cualificaba para ambos grupos demográficos.

Este estudio es ciego, lo que significa que la mitad de los participantes reciben un placebo y la otra mitad la posible vacuna.   La primera dosis se me inyectó el 26 de agosto y la segunda un mes más tarde del viernes 25 de septiembre.   Tras la primera dosis no tuve efectos excepto por muy poca fiebre esa noche y algunos dolores de cuerpo y fatiga.  Ya para la segunda, la fiebre la primera noche fue de 102 grados y los dolores musculares y fatiga en todo el cuerpo duraron unas 48 horas, dos días. Dos días en cama descansando. Tras eso, totalmente normal.

Debido a esos efectos secundarios tras la segunda dosis es que entiendo que se me administró la vacuna y no el placebo.  Durante el estudio, me dan seguimiento a todo lo relacionado a mi salud, desde mis visitas a médicos hasta si me tomo una Tylenol, lo tengo que informar.   Es la forma de seguir obteniendo data sobre cualquier efecto de la vacuna.

Esta vacuna de Moderna tiene la ventaja que se puede refrigerar durante un mes antes de usarse lo cual simplifica la distribución.  La de Pfizer necesita refrigerarse 90 grados bajo cero para lo cual necesitan congeladores especiales.  En las próximas semanas, tanto Moderna como Pfizer, solicitarán una aprobación de emergencia al FDA para poder comenzar la distribución a la mayor brevedad.   El orden de preferencia son el personal médico, enfermeras y los primeros respondedores.  Después la población de la tercera edad y finalmente el pueblo en general.

La vacuna es segura y ha seguido los protocolos médicos requeridos.  Lo único que no se sabe, porque obviamente tomaría más tiempo determinar, es cuando duraría la eficacia y si en un futuro se necesitaría otra dosis como pasa con la muchas otras.

Como utuadeño y puertorriqueño, me siento orgulloso de participar y colaborar en este esfuerzo de tener pronto una vacuna que pueda evitar la alta mortalidad de este terrible virus.   Pero no me considero un héroe.  En la vida hay que tomar riesgos y yo me he tomado una buena cantidad.  Yo les llamo, riesgos calculados.  Sin duda, hay una razón personal.  Poder ser vacunado primero es algo bueno, particularmente cuando por mi edad, se me considera en alto riesgo.   Pero participar es este estudio también me da una oportunidad más de hacer algo por mis semejantes.   Hacer la diferencia en la vida de otro ser humano brinda la mayor satisfacción para este servidor, y eso es lo que he tratado de hacer toda mi vida.

Comparte con tus amig@s

Unete a la discusión

comentarios

UTUADOHOY.COM on Facebook